Holanda le sacó el máximo provecho a los errores que cometió Inglaterra por ser demasiado fiel a su estilo de juego, lo venció por 3-1 después de comenzar el juego en desventaja y clasificó a la final de la UEFA Nations League, instancia en la que enfrentará a Portugal.

En el estadio Don Alfonso Henriques de Guimarães, en Portugal, el seleccionado inglés se puso en ventaja con un penal convertido por Marcus Rashford, a los 32 minutos de la primera etapa.

Matthijs de Ligt, quien cometió la infracción del penal para Inglaterra, se reivindicó a los 28 complemento. Lo hizo con un cabezazo similar al que ensayó en los cuartos de final de la Champions League para Ajax, para eliminar nada menos que Juventus, y estableció la igualdad.

El equipo de Gareth Southgate tuvo el acceso a la final en los últimos minutos del tiempo regular, pero la conversión de Jesse Lingard fue invalidada por posición adelantada tras revisar la acción en el VAR, y el partido fue al suplementario.

Allí, Holanda capitalizó dos errores en la salida de su rival y con goles de Kyle Walker en contra y Quincy Promes selló su acceso al encuentro decisivo ante Portugal, el domingo a las 15.45 de nuestro país en el estádio do Dragão, en Oporto.