El seleccionado de Argentina tuvo pocos puntos altos pese a golear a Nicaragua en San Juan, en su primer y único partido en el país antes de afrontar la Copa América de Brasil.

Lionel Messi y Lautaro Martínez, por sus goles (fueron dos para cada uno) y Giovani Lo Celso, por algunas pinceladas, principalmente en el primer tiempo, fueron los futbolistas más destacados del conjunto albiceleste.

La siguientes la evaluación de IAM Noticias acerca de la actuación de cada uno de los futbolistas que jugaron esta noche en el estadio del Bicentenario:

Franco Armani: Poco trabajo para el arquero de River. Su actuación se redujo, principalmente, a intervenciones con el pie. Nada que hacer en el penal de Nicaragua. Escasas conclusiones se pudieron sacar esta noche con respecto a un arco argentino que parece no tener dueño definido, pero sí un gran candidato para el debut ante Colombia.

Renzo Saravia: Se proyectó varias veces pero no siempre resolvió bien. Su mejor aparición en ofensiva fue al inicio del juego, cuando asistió a Agüero pero no pudo conectar. En defensa no pasó sobresaltos.

Juan Foyth: La exigencia del rival fue prácticamente nula y sus intervenciones fueron, casi con exclusividad, en el inicio de cada avance argentino. El jugador de Tottenham se destacó con algunas salidas elegantes.

Nicolás Otamendi: Al igual que su compañero de zaga, su función se redujo a intentar encontrar la mejor opción en el comienzo de cada jugada. Su actuación se manchó con la mano que derivó en el penal y descuento nicaraguense, pero es una fija para el debut con Colombia.

Marcos Acuña: Participó menos de lo esperado en ataque, quizás para darle lugar al desequilibrio individual de Suárez. El futbolista de Sporting de Portugal tuvo su oportunidad de mostrarse como una alternativa confiable a Tagliafico.

Giovani Lo Celso: El mejor futbolista argentino del partido entre los que no convirtieron, sin mostrar demasiado brillo. No necesitó tocar tantas veces la pelota para destacarse. Entregó con eficacia para Messi en la jugada del primer gol, y fue inteligente para moverse en el campo, en un contexto donde a los mediocampistas les llegó poco la pelota entre líneas.

Guido Rodríguez: Cumplió el volante de América de México. Intentó presionar en campo contrario y, con la pelota en los pies, no desentonó y siempre la jugó con corrección a un compañero. Las pocas exigencias que presentó el rival impidieron conocer su capacidad de recuperación, dentro del esquema del seleccionado.

Leandro Paredes: Pocas intervenciones del volante de Zenit. No logró ser el conductor que el equipo necesita y en contadas ocasiones explotó otra de sus principales armas: el remate de media distancia. Todavía sigue en deuda.

Lionel Messi: Participó poco en el juego pero cada vez que logró tomar contacto con la pelota, inquietó. Generó dos faltas en las inmediaciones del área pero sus ejecuciones no pasaron la barrera. El capitán se desquitó más tarde con dos goles y, quizás por precaución, no salió a jugar el segundo tiempo.

Sergio Agüero: Desbastecido por sus compañeros, tuvo solo dos ocasiones. En la primera no llegó a conectar un centro de Saravia y en la segunda, ejecutó un remate del que nació el segundo gol argentino, previo rebote del arquero rival. Jugó sólo la primera etapa.

Matías Suárez: Bien abierto por el sector izquierdo del ataque, el delantero al que Scaloni piensa como socio ideal de Messi pocas veces pudo conectar con el capitán. En su principal aporte en ofensiva, estrelló un derechazo en el palo.

Lautaro Martínez: Ingresó al inicio del segundo tiempo por Agüero y aprovechó al máximo los minutos que tuvo en cancha, al convertir dos goles. La primera conquista fue de autogestión, mientras que en la segunda apareció como goleador por el segundo palo.

Paulo Dybala: El delantero cordobés no logró encontrar su lugar en la cancha. Jugó todo el complemento en lugar de Messi, pero pocas veces pudo hacerse de la pelota y nunca pudo generar peligro. Punto en contra para el de Juventus, pensando en el debut.

Nicolás Tagliafico: Su presencia pasó prácticamente inadvertida en el segundo tiempo. Cumplió la misma labor que Acuña en la primera parte y, al igual que el apodado Huevo, no logró destacarse. De todos modos, es casi una fija su presencia desde el inicio frente a Colombia.

Roberto Pereyra: Aportó el último gol llegando libre al área rival. Empujó desde el mediocampo en los pocos minutos que tuvo en cancha.

Rodrigo De Paul: Refrescó el ataque argentino con atrevimiento y se animó a desbordar en el último gol argentino. Sin embargo, fueron pocos minutos lo del futbolista de Udinese en cancha como para sacar conclusiones determinantes.

Ramiro Funes Mori: Ingresó en los últimos veinte minutos y participó del cuarto gol, al desviar de cabeza un tiro de esquina, antes que Martínez empujara a la red.