Lejos de conformarse después de haber grabado a fuego su nombre en la historia del hockey argentino con la obtención de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el capitán de Los Leones, Pedro Ibarra, mantiene la motivación para continuar enfocado en obtener títulos con la camiseta albiceleste, con los Panamericanos de Lima en la mira y el horizonte en Tokio 2020.

“Cuando vos ganás, querés ganar más, es una máxima. Antes de Río de Janeiro, dudé en seguir jugando al hockey y hoy con 33 años jamás me hubiese imaginado estar jugando en la Selección a esta altura y pensando en lo que viene. Cuando vos llegás a lo que llegamos, no querés dejar más, hasta que me dé el cuerpo lo voy a seguir haciendo”, le expresó el bonaerense a IAM Noticias.

Pedro Ibarra

Rodeado de trofeos, medallas, camisetas y reconocimientos que ha cosechado a lo largo de su carrera, Ibarra se prepara para realizar una nueva gira con el seleccionado, en el marco de la FIH Pro League, el novedoso torneo que reemplaza al Champions Trophy.

“Este año es una prueba piloto, la idea inicial del torneo es muy buena, pero la exigencia es demasiada en cuanto al no profesionalismo que tiene el hockey. La competencia me gusta, el show que se crea es muy bueno, es muy vendible, pero se pensó poco en los jugadores, sobre todo en la cantidad de viajes”, sostuvo.

Los Leones ocupan actualmente el cuarto puesto de la tabla, con un récord de 5 victorias, 2 empates, 4 derrotas, y un porcentaje de 51.52, y están momentáneamente clasificados para el Final Four. Mañana, el plantel viajará a Europa para enfrentar a España, Holanda y Bélgica.

El seleccionado participará este año de los Panamericanos de Lima e Ibarra estuvo nominado para llevar la bandera nacional de la delegación, que finalmente la portará Javier Conte.

“Llevar la bandera es un orgullo enorme, me hubiese gustado obviamente, pero bueno, esas son cosas políticas que se manejan así. Lo mío es dentro de la cancha y no debo sacar el foco de ahí”, resaltó.

También se refirió a la llegada de Germán Orozco como nuevo entrenador, y analizó: “No tuvimos grandes cambios, soy un jugador más. Me devolvió la capitanía y lo importante es lo grupal, los resultados. Está pasando que el equipo entra en sintonía con el técnico”.

El defensor vivió en Barcelona, donde obviamente la ciudad gira entorno a la figura del rosarino Lionel Messi.

“Cuando vivís en Barcelona te genera un poco de bronca como sel o trata acá. Me da mucha bronca. Barcelona es su ciudad y es Dios ahí, y lo tiene bien merecido”, afirmó el capitán albiceleste.

Por último, el bonaerense dejó en claro el significado que tiene el seleccionado en su vida.

“Después de mi familia, Los Leones es lo más importante, le dedico mucho tiempo. Para mi familia también porque me apoyan incondicionalmente en cada torneo, soy muy agradecido y ellos disfrutan mucho, quizás más que yo”, consideró el gran capitán, dejando nuevamente reposar la medalla de Río en el estuche que recuerda la gran gesta del hockey argentino.

Pedro Ibarra 1