“Mi viejo era ciclista y su sueño era que yo sea ciclista como él; pero desde que me acuerde, yo siempre andaba detrás de una pelota. Para mí no había otro deseo que no fuese jugar a la pelota”, relata un pequeño actor, vestido con la camiseta rojiblanca de Unión de Santa Fe, personificando a un menudo Leopoldo Jacinto Luque en su infancia. La escena corresponde a la película “Leopoldo Jacinto, vida de campeón” que se estrenará esta noche en la capital santafesina. 

El documental, protagonizado y narrado en primera persona por Luque y con testimonios de varios de sus compañeros en la Selección Argentina campeona del Mundial 1978, recorre sus orígenes, sus logros y toda su trayectoria deportiva. Mario Kempes, Ubaldo Fillol, Jorge Olguin y Oscar Ortiz, entre otros, aportan sus testimonios con opiniones, anécdotas y datos del autor de cuatro festejados goles, en cinco partidos, en aquella recordada Copa del Mundo. 

Filmado en escenarios icónicos en la historia del ex futbolista, como su barrio en Santa Fe, las canchas de Unión, Rosario Central y River, y la ciudad de Mendoza, la película permite entrar en la intimidad, agregada a las imágenes conocidas, de la exitosa carrera de uno de los mejores número 9 del fútbol nacional.

El ex futbolista, que actualmente tiene 70 años y dirige una escuela de fútbol, además de ser captador oficial de River, en Mendoza, se inició en las divisiones inferiores de Unión. Pero tuvo su estreno en Primera en Gimnasia y Esgrima de Jujuy, para continuar en Central Norte de Salta y Rosario Central, antes de retornar a Santa Fe y lucirse en el ascenso de Unión, desde Primera B en 1974, y a continuación en la división máxima.

Sus goles, su potencia y su capacidad ofensiva lo catapultaron a River Plate, donde fue vital en cinco vueltas olímpicas entre 1975 y 1980. Y también le valieron un lugar preponderante en la Selección de César Menotti. Las viejas fotos o videos del delantero de larga melena y bigotes con la camiseta celeste y blanca desmoronando defensas y gritando goles son un clásico.

Su recorrido se extendió en Tampico de México, su única experiencia en el exterior pese a la cantidad de propuestas que tuvo, Racing, Boca Unidos, Chacarita Juniors, y se cerró en Deportivo Maipú de Mendoza en 1985. En la ciudad cuyana se radicó y fue técnico de Atlético Argentino.  

Matías Riccardi, guionista y director de la película declaró al diario El Litoral: “Me interesaba, teniendo la posibilidad de tener al personaje vivo, cosa que a veces no pasa en los documentales, que todo sea un relato en primera persona. Sobre todo para recuperar la dialéctica de la charla. Querí­a que fuera un diálogo entre Luque y el espectador. Pero habí­a momentos en que necesitaba que se armara un contrapunto, sobre todo en el relato del Mundial y en una especie de apoyo a todo lo que le tocó vivir a Leopoldo y tuve la suerte de que justo sus mejores amigos dentro de aquel plantel fueron figuras destacadas”.

En el mismo reportaje publicado en el diario santafesino, Riccardi reveló que “cuando tuve la suerte de conocerlo y me contó su vida en una hora y pico de charla, me encontré con una historia que es la que intento reflejar en la pelí­cula. Que va más allá del Mundial y tiene que ver con sus orí­genes, su humildad y las peripecias que tuvo que vivir en las inferiores. Eso me permitió abarcar mucho más y llegar hasta el presente. Luque acaba de cumplir 70 años y me interesaba exponer todo su recorrido. Tuve la suerte de tener una historia servida en bandeja”.

“Leopoldo Jacinto, vida de campeón” tuvo avant premiers en River, Mendoza y Rosario previo al estreno oficial de hoy, viernes, en el Cine América de Santa Fe, donde estará en cartel, como mínimo, por una semana completa. Y también tendrá bautismo internacional: el mes próximo se proyectará en el  Festival Mundial de Cine Futbolero “TERCER TIEMPO” en Colombia.