La llegada de Guillermo Burdisso a San Lorenzo se complicó hasta el punto de prácticamente caerse, porque el defensor no superó la revisión médica. En ese contexto, el club de Boedo ya puso la mira en otro defensor.

Se trata de Santiago Vergini, con pasado en Newell’s Old Boys, Estudiantes y Boca, y quien la última temporada se desempeñó en el Bursaspor turco.

El futbolista de 30 años tiene contrato vigente con esa institución y debe resolver su interrupción para poder ponerse la camiseta de San Lorenzo.

Desde San Lorenzo no hubo información oficial acerca del problema que frustró el arribo de Burdisso, quien vistió la camiseta de Independiente en el pasado ejercicio y a quien Juan Antonio Pizzi, entrenador azulgrana, conocía de su paso por León de México.