Instituto de Córdoba derrotó esta noche a San Lorenzo por 83-80, y de ese modo empató, con dos triunfos por bando, la serie final de la Liga Nacional de Básquetbol.

Este cuarto partido de la serie tuvo puntos en común con los anteriores tres: un equipo dispuso de una cómoda ventaja que no supo sostener, en esta caso Instituto; el otro, esta noche fue San Lorenzo, se le vino encima y estuvo apunto de llevarse la victoria, pero al final terminó perdiendo.

Instituto manejó tres cuartos del partido con autoridad, guiado por el estadounidense Rodney Green (20 puntos en total), y Santiago Scala (23), y su defensa le complicó la vida al ataque de San Lorenzo.

Ese dominio de Instituto tuvo su punto más alto a 2 minutos 46 segundos del final del tercer cuarto, cuando sacó 20 puntos (60-40) de ventaja.

A partir de ese momento, Instituto comenzó a vivir algo parecido a lo que le sucedió a San Lorenzo en juegos anteriores: se quedó sin gol, y el rival comenzó a acercarse peligrosamente.

Con una participación más activa de Nicolás Aguirre, Máximo Fjellerup y el canadiense Joel Anthony, San Lorenzo fue el que maniató a Instituto, y se puso 7 puntos abajo (79-72), cuando al partido le quedaban casi 3 minutos por delante.

Instituto no pudo hacer nada. Se apagaron Green, Scala y Facundo Piñero, y a 13 segundos para el final, con dos libres convertidos por el “Penka” Aguirre, San Lorenzo se puso 81-80.

A San Lorenzo no le quedó otra que cometer infracción en la siguiente jugada, y el encargado de recibirla fue ese certero tirador llamado Luciano González, quien a pesar de no tener una buena noche, metió los dos libres que sentenciaron el encuentro.

El próximo sábado, a partir de las 21, la serie vuelve al Polideportivo Roberto Pando de Boedo, y San Lorenzo saldrá con la obligación de defender algo tan importante como la localía.

Foto: @CASLABasquet