César Menotti, director de Selecciones nacionales, salió hoy al cruce de todo lo que se generó por su ausencia en la Copa América de Brasil, a la que no pudo concurrir por un problema de salud.

“Parece que soy mucho más importante de lo que pensaba. Para estar acá enfermo, me hubiese gustado estar en Brasil caminando por Copacabana y viendo fútbol, que es la pasión de mi vida. Hablan como si yo fuese Maradona, que me pongo la 10 y hago tres goles”, expresó el campeón del mundo en 1978, en una entrevista con TyC Sports.

“Flaco” consideró “pelotudeces” a las versiones que hablan de que no viajó por desinterés o que tiene una mala relación con el cuerpo técnico comandado por Lionel Scaloni, y hasta dijo que “hubiese pagado” por acompañar al plantel.

“He charlado muchísimo con el entrenador, tengo una relación cordial y respetuosa, pero si no me preguntan las cosas no me gusta intervenir. Yo tengo una conducta y soy leal, no soy tramposo”, indicó.

Respecto de su función, dijo que “la Selección se merece un debate serio y profundo, con un calendario establecido y con la participación de todos los dirigentes”.

Menotti fue contratado por la AFA cuando ya se había confirmado a Scaloni como entrenador, y además todavía no pudo diagramar un proyecto para la estructura de los seleccionados.

“Primero necesitamos un proyecto y después un técnico”, destacó.

Mientras Menotti hablaba en TyC Sports, en Fox Sports era increpado duramente por Oscar Ruggeri, quien se autopostuló para reemplazarlo.

“De vez en cuando es bueno agarrar algún libro. Hay que prepararse un poquito también, ¿no? Para ser cómico hay que prepararse”, le respondió con ironía el actual director de Selecciones al ex marcador central.