Miguel Angel Russo, uno de los técnicos argentinos más experimentados y reconocidos del ambiente, asumió un nuevo desafío internacional: desde hace unos días está a cargo del plantel de Cerro Porteño, uno de los dos grandes de Paraguay.

Y uno de los primeros compromisos que afrontará será por Copa Libertadores, certamen que mucho conoce ya que intervino como entrenador en diez ediciones -fue campeón con Boca-, enfrentando en octavos de final a San Lorenzo.

La ida se disputará el 24 de julio en el Nuevo Gasómetro y la vuelta, el 31 en Asunción, en el duelo entre los Ciclones argentino y paraguayo.

En una entrevista exclusiva con IAM Noticias, Russo habló sobre estos partidos y también sobre las aspiraciones del conjunto paraguayo en el certamen continental.

Foto: Prensa Cerro Porteño

“Tomo esta llegada a Cerro Porteño, un club grande, como otro hecho importante de mi carrera. No lo esperaba, pero sucedió y estoy contento. Me gusta el club, las formas, el plantel… Me siento muy cómodo, estoy cerca de Buenos Aires, que es importante para mí y especialmente para mi familia. Arrancando una nueva etapa y pensando siempre en lo mejor y apuntando a responder todas las expectativas y confianza que han depositado en mí”, contó Russo.

“Ahora empieza otra Copa, es otro tipo de situación. Atrás quedó la fase de grupos y se vienen partidos de ida y vuelta, decisivos. Nos toca definir de local y eso es importante. Cerro se hizo fuerte en su cancha en la fase  de grupos, sacando una cantidad importante de puntos que nos da ahora la posibilidad de terminar la serie de local. La expectativa es alta, porque somos un club grande y se exigen triunfos a nivel internacional. Se viene haciendo una buena Copa. Mantenemos la base y estamos buscando acercar los refuerzos que hagan falta”, afirmó.

En la fase inicial, Cerro Porteño finalizó puntero del Grupo E, con 4 victorias, 1 empate y 1 derrota. Como local obtuvo el cien por ciento de los puntos; superó a Zamora, Nacional de Uruguay, y Atlético Mineiro.

El catalán Fernando Jubero fue su técnico, pero dejó su cargo a fines de mayo. En la ronda inicial de esta edición de la Libertadores, Miguel Russo dirigió a Alianza Lima, que quedó eliminado. Entre sus rivales estuvo River Plate, empatando 1 a 1 en Perú y cayendo 3 a 0 en el estadio Monumental.

“San Lorenzo es un club grande e importante y tiene un entrenador, Juan Antonio Pizzi, exitoso y que ha sido campeón; lo conozco bien. Sé que están remodelando el plantel, que están en una etapa de recambio. Van a ser partidos duros y peleados como son siempre este tipo de partidos. Sabemos lo que significa y que al menor error te quedás eliminado. Es la parte más linda de la Copa, pero si perdés sufrís mucho. Uno siempre espera lo mejor, pero respetando al rival que en el caso de San Lorenzo será durísimo. Confío mucho en mi equipo pero tengo los pies sobre la tierra”, señaló quien dirigió al club de Boedo en el año 2008.

Una de las novedades en el cuerpo técnico de Russo en el Ciclón del Barrio Obrero es la incorporación de Leandro Somoza, quien está desarrollando su estreno como entrenador en las inferiores de Lanús.

“Con Leo veníamos hablando hace un tiempo, lo conozco bien. Arrancamos trabajando muy bien y tiene muchas inquietudes. Nuestra misión es buscar el bienestar y sacar el mejor rédito posible en el rendimiento de los jugadores. Con Leo hablamos y sentimos el fútbol permanentemente”, explicó el DT de 63 años y recuperado de cáncer de próstata. El ex delantero argentino Roberto Nanni es, desde comienzos de año, el manager de Cerro

Foto: Instagram Roberto Nanni

Miguelito Russo tiene amplia experiencia en Copa Libertadores como futbolista y como entrenador. Defendió la camiseta de Estudiantes de La Plata, el único club en su trayectoria (además de haber jugado en la Selección). Y su estreno como técnico fue al frente de Universidad de Chile en la edición 1996, llegando hasta aquellas recordadas semifinales ante River Plate.

Luego dirigió, en la máxima competencia continental, a Monarcas Morelia, Rosario Central, Vélez, Boca -campeón 2007-, San Lorenzo en dos ocasiones, Millonarios y este año, en primera fase, a Alianza Lima.

“La Copa Libertadores es algo único, especial para mi. Te lleva a un grado de éxtasis permanente. Todos se potencian para lograr algo tan deseado como esta Copa, creo que todos lo sentimos de la misma manera. Este año veo una Copa pareja  y con grandes equipos, con alto nivel en los argentinos y en los  brasileños que han invertido mucho. Veo fuertes a Boca, River, San Lorenzo, Inter de Porto Alegre, Gremio, también a Cerro Porteño y Olimpia… Empieza la etapa más difícil y competitiva, se eleva el nivel, es menor la vorágine de partidos, jugás dos veces al mes y te da la posibilidad de manejar el calendario a diferencia del primer semestre donde el poco tiempo de recuperación deteriora bastante”, expresó.

Juan Pablo Carrizo, Joaquín Larrivey, Federico Pachi Carrizo y Diego Churín son los futbolistas argentinos de Cerro Porteño. Y con pasado en nuestros campeonatos están Marcos Cáceres (ex Newell’s y Racing), Salustiano Candia (ex Godoy Cruz, Olimpo y Colón), Juan Saiz (ex Argentinos Juniors) y el venezolano Fernando Amorebieta (ex Independiente).

En las últimas horas se concretó la llegada de Juan Patiño (ex Racing y Belgrano). El atacante Nelson Haedo Váldez, con recorrido en clubes alemanes y españoles y la Selección de Paraguay en los Mundiales 2006 y 2010, es otra de las figuras del nuevo equipo de Russo.