En 2011, cuando Miguel Russo era entrenador de Racing Club de Avellaneda, Luis Fariña desandaba sus primeros años como futbolista profesional.

Nueve años después, los caminos del técnico y el volante creativo volverán a juntarse, porque Fariña superó la revisión médica y se convertirá en refuerzo de Cerro Porteño de Paraguay, donde Russo asumió recientemente un nuevo desafío.

La entidad guaraní adquirirá el 80 por ciento del futbolista que en los últimos dos años vistió la camiseta de Desportivo Aves, donde marcó 3 goles en 42 partidos y se consagró campeón de la última Copa de Portugal.

El bonaerense nacionalizado paraguayo, de 28 años, jugó también en Baniyas de Emiratos Árabes, Deportivo La Coruña y Rayo Vallecano de España, Universidad de Chile y Asteras Trípolis de Grecia.

Fariña fue una de las grandes promesas de Racing por esa época, pero nunca llegó a consolidarse como titular indiscutido.

En julio de 2013, el pase del mediocampista argentino fue adquirido por Benfica, a cambio de aproximadamente 3.5 millones de euros.

“Lo tuve a Miguel (Russo) en Racing, él me conoce bien. Cerro es un equipo grande en Paraguay que aspira a cosa importantes. Estoy con ganas de arrancar y adaptarme al plantel”, manifestó el viernes a medios paraguayos, al llegar a ese país.

Cerro Porteño es el rival que San Lorenzo deberá enfrentar en los octavos de final de la Copa Libertadores. El próximo 24 de julio chocarán en el Nuevo Gasómetro y la vuelta la jugarán una semana después, en Asunción.