El presidente de la Nación, Mauricio Macri, fue distinguido este domingo por la FIFA con el premio “Living Football”, por su impulso a los valores del fútbol.

En Zurich, donde hizo una escala luego de su participación en la Cumbre del G20 en Japón, Macri recibió el galardón de manos de Gianni Infantino, presidente de la entidad que rige los destino de ese deporte a nivel mundial.

De la ceremonia en la que se reconoció a quien fuera presidente de Boca durante parte de las décadas del 90 y el 2000, también formó parte el titular de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez.

Sin embargo, no fue todo color de rosas para Macri en el predio de la FIFA, porque un pequeño grupo de argentinos que lo esperaban a la salida promovieron la detención del vehículo que lo transportaba, con aparentes signos de aprobación por su presencia.

Pero cuando el auto paró, y Macri bajó la ventanilla para responder al supuesto pedido de una foto, se encontró con la reprobación de estas personas hacia su gestión y el presagio de una derrota en las próximas elecciones presidenciales.