Cruzeiro recibió hoy al seleccionado argentino, que en la previa del duelo ante Brasil entrenó en el centro de entrenamiento Toca da Raposa II, del club de Belo Horizonte, y lo homenajeó con regalos para todos los futbolistas albicelestes.

El anfitrión dispuso un pasillo con todos sus trofeos (dos Copa Libertadores incluídas) y Wagner Pires, el presidente de la institución, saludó uno por uno a los dirigidos por Lionel Scaloni junto a los argentinos Ariel Cabral y Lucas Romero, quien le brindó a Lionel Messi algunos presentes para sus hijos.

Además, cada futbolista del seleccionado se encontró en el vestuario con una camiseta del “Celeste” personalizada y una caricatura.