Está claro que poner en duda la presencia del capitán argentino, Lionel Messi, fue una exageración, una broma del entrenador argentino. Sin embargo, detrás del chiste se vio una realidad: la intención de Lionel Scaloni de jugar una vez más el misterio, en esta oportunidad con vistas al partido de este martes frente a Brasil, por las semifinales de la Copa América.

Scaloni únicamente confirmó la presencia desde el inicio de Sergio Agüero en el estadio Mineirao. Y para no otorgarle pistas al conjunto local, hasta puso un signo de pregunta, de manera simbólica, sobre la titularidad de Messi.

“Confirmé a Agüero para rebatir lo que se decía (que podría ser reemplazado por Ángel Di María). El resto, no. Ni Messi está confirmado”, manifestó Scaloni, con una sonrisa en el rostro.

Sobre el funcionamiento que deberá tener Argentina para lograr resultados positivos, aseguró: “Es indispensable que los tres de arriba presionen, sino todo lo demás se hace difícil”.

“(Messi, Lautaro Martínez y Agüero) lo entendieron bien, se escalaron perfectamente y estamos contentos. Puede que repita o no, pero para nosotros es un mensaje muy bueno que estos jugadores tan reconocidos sean los que presionen, porque bajan un mensaje para el resto”, agregó.