Al mejor estilo de las previas de partidos de Libertadores, el plantel del seleccionado argentino de fútbol vivió una noche agitada con detonaciones y alarmas que se activaron en el hotel de la concentración en Belo Horizonte, en la antesala del duelo con Brasil por las semifinales de la Copa América.

En las calles aledañas se detonaron fuegos de artificio y bombas de estruendo, en tanto que durante la madrugada, de modo sorpresivo, se activó una alarma en el hotel.

Se montó un gran operativo de seguridad dispuesto por la CONMEBOL en la concentración para evitar otro tipo de desmanes.

El partido más importante del fútbol sudamericano se jugará esta noche, desde las 21.30, en el estadio Mineirao, en búsqueda de la gran final del domingo.