San Lorenzo se consagró tetracampeón, el único que lo consigue de manera consecutiva, de la Liga Nacional de básquetbol al derrotar esta noche en el Polideportivo Roberto Pando de Boedo, a Instituto de Córdoba por 79-71 en el séptimo y último partido de la serie final.

Como a lo largo de toda la serie, el partido, y por ende el titulo, se definió en los últimos minutos, porque los dos equipos, más allá de errores y aciertos, lograron siempre recuperarse de un mal momento para así darse una oportunidad más.

Y a la hora de mencionar la figura, ese lugar le corresponderá al estadounidense Dar Tucker, quien con su goleo sostuvo a San Lorenzo en su peor momento, y por eso se llevó el galardón de Jugador Mas Valioso de las finales.

De rachas, con aciertos y errores por ambos lados, así fueron los primeros veinte minutos que jugaron San Lorenzo e Insttituto.

La primera parte del primer cuarto fue de San Lorenzo, sustentado en el trabajo de Tucker (8 puntos) y Jerome Meyinsse (4), y el trabajo defensivo que neutralizó a la principal vía de gol de Instituto, Luciano González (convirtió apenas 2 puntos en la primera parte).

En el segundo segmento del segundo cuarto apareció instituto liderado por Rodney Green (12 puntos) y Sam Clancy (5 puntos), y una defensa que le planteó un problema insuperable al ataque estático de San Lorenzo.

De aquel 12-13 en contra de los primeros cinco minutos, Instituto metió un parcial de 15-4, que lo llenó de confianza, mientras que San Lorenzo se fue con algunas dudas, cuando sonó la chicharra marcando el final del primer cuarto.

El arranque sel segundo parcial tuvo a San Lorenzo. Aprovechado tres pérdidas de balón, la posibilidad de correr en contraataque y meter un par de triples, el equipo de Boedo igualó en 30, y amenazó con escaparse en el marcador.

Pero eso no sucedió. Ni con Nicolás Aguirre, ni con José Vildoza, San Lorenzo encontró la fórmula para romper la defensa de Instituto, y se fue quedando sin respuestas en ataque.

Al neutralizar a su rival en ataque, Instituto recobró en algo el dominio del desarrollo (fue importante también el ingreso del uruguayo Esteban Batista), aunque no pudo, por errores propios, usufructuarlo en la ofensiva.

El arranque del tercer cuarto fue de San Lorenzo comandado por la efectividad de Tucker; mientras que Instituto volvía a debatirse entre sus errores, y por eso demoró casi 4 minutos en convertir sus primeros puntos, los cuales llegaron a través de dos libres de Gastón Whelan.

Como sucediera en otros momentos del juego, ni bien San Lorenzo sacaba alguna ventaja, Instituto la recortaba enseguida. Por eso fue que al cierre del tercer parcial el equipo de Boedo apenas ganaba por 7 (58-51).

El último parcial fue palo y palo. Tucker fue el abanderado de San Lorenzo, Whelan y González los de Instituto.

San Lorenzo quedó golpeado cuando al partido le quedaba un minuto 32 segundos, Tucker debió irse por 5 faltas personales, sin embargo fue entonces cuando apareció ese San Lorenzo que supo destacarse por defender, para neutralizar la hazaña que intentó Instituto.

Foto: La Liga Contenidos