Paulo Dybala fue de menor a mayor en la Copa América, al igual que todo el seleccionado argentino. El delantero cordobés ingresó desde el banco de suplentes en varios encuentros y en el último, cuando le tocó ser titular ante Chile, pagó esa confianza con un gol.

Marcado como una de las caras de la renovación, el futbolista de Juventus hizo un repaso acerca del torneo desarrollado en Brasil, consideró que “fue raro” el arbitraje de Roddy Zambrano en la semifinal perdida ante el equipo local y habló, entre otras cosas, sobre su convivencia con Lionel Messi.

En declaraciones a Fox Sports, Dybala evaluó: “Uno siempre quiere jugar todos los partidos, pero a mi me tocaba entrar algunos minutos, y trataba siempre de rendir. El último partido por suerte pude cerrar la Copa con un gol y ganando. El grupo era espectacular. Me llevo sensaciones positivas”.

“Se formó un grupo muy lindo. Había gente de experiencia, estaban los más grandes que nos ayudaron un montón, chicos nuevos, y se formó un lindo grupo. El entrenador y su grupo técnico tuvieron mucho que ver con eso. Eso hizo que adentro de la cancha las cosas salieran”, señaló el cordobés.

Dybala hasta se animó a opinar sobre la continuidad del entrenador argentino, Lionel Scaloni: “Hizo una muy buena Copa América, el grupo trabajó muy bien, su grupo tiene ganas de trabajar y crecer, y de parte nuestra va a tener el apoyo”.

“La decisión la tomará la dirigencia y después de estos seis meses seguro será la mejor. De parte nuestro daremos lo mejor”, agregó.

Messi fue otro de los temas de la charla para el futbolista de 25 años: “Más allá del partido con Chile, en otras posibilidades que también jugamos juntos, hicimos cosas positivas”.

“Cuando me echan contra Uruguay (Eliminatorias para Rusia 2018 en Mendoza), tuvimos algunos encuentros, tiramos algunas paredes. En este partido (con Chile) hablamos para movernos, porque jugamos en posiciones parecidas, pero tratamos de hablarnos antes para no chocarnos y funcionó, mientras el árbitro nos dejó”, comentó con cierta desilusión.

Sobre la expulsión del capitán argentino en el juego por el tercer puesto frente a Chile, Dybala aseguró: “Mientras más ves la imagen, más mala sangre te hacés. Él abre los brazos y es el que recibe los empujones. No sé si habrá aviso algo verbal, pero quizás era para amonestarlo”.

“Es raro y dudoso, como lo que nos pasó con Brasil. Te deja con la sensación de que hiciste todo bien y te lo sacan. Este equipo merecía más que el tercer puesto”, opinó y agregó que el grupo “apoya” los dardos de Messi contra los arbitrajes porque “saben lo que siente”.

Y claro, sumergido en este polémico tema de los arbitrajes en la Copa América, se refirió al arbitraje del ecuatoriano Zambrano en la semifinal con Brasil.

“Cuando pasaron las jugadas dije ‘ya está’. Pensé que lo iba a ir a ver a las dos jugadas porque fueron muy alevosas. Después pasaban los minutos y no cobraba nada y fue raro. Todos los árbitros iban a ver las jugadas dudosas en todos los partidos y estas no las fue a ver. En la final cobran un penal hombro con hombro y las nuestras no la fueron a ver. Fue muy dudoso”, indicó.

Dybala aceptó también que se quedó con ganas de jugar más minutos frente a Chile y que incluso lo habló con Scaloni después de ese juego, aunque aseguró que no hubo reproches.

Por otro lado, manifestó que el sistema con el que terminó jugando Argentina en la Copa América es el que más “cómodo” le quedó al seleccionado.

“Cuando el equipo empezó a jugar así fue cuando más cómodo se sintió. El sistema lo va a definir el entrenador”, remarcó.

Por último, graficó cuál fue su relación con Jorge Sampaoli en el Mundial de Rusia 2018.

“Desde el día que llegué al predio hasta el día que nos volvimos al país no tuve nada de comunicación con Sampaoli. Nunca se acercó, nunca me dijo nada. No hablé más con él”, concluyó.