Argentina fue superior hoy a Portugal en la final masculina del Mundial de hockey sobre patines, pero se encontró con una actuación consagratoria del arquero Angelo Girao, quien sostuvo su arco invicto durante el partido y los dos tiempos suplementarios y, tras el 0-0, también fue figura para que los suyos se impusieran 2-1 en la definición por penales.

El combinado albiceleste dirigido por José Luis Páez arrinconó a su rival y en el primer parcial del alargue contó incluso con dos penales consecutivos, pero Girao se lució ante Carlos Nicolía (en el primero, con tres tapadas) y le privó la conquista al argentino.

De esta manera, los hombres de Argentina fueron subcampeones, al igual que las mujeres, que más temprano también cayeron en la final de los Worl Roller Games de Barcelona ante el seleccionado local.