Lucas Romero es uno de los objetivos de Independiente, después de concretar los arribos de Alexander Barboza, Cristian Chávez y el colombiano Andrés Roa, y de acordar la llegada de Sebastián Palacios.

El volante central surgido en Vélez, que actualmente juega en Cruzeiro de Brasil, es el nombre que apuntó el flamante entrenador del Rojo, Sebastián Beccacece, para reforzar el mediocampo.

De hecho, Independiente ya elevó una oferta por el futbolista bonaerense de 25 años (trascendió que fue de 2.3 millones de dólares por la mitad de la ficha), aunque el representante del futbolista, Christian Bragarnik, aclaró que “no es una operación fácil”.

“Es un jugador que a Beccacece le gusta. La dirigencia de Independiente hizo una oferta inicial por él, pero no es una operación fácil porque Cruzeiro es dueño del 50 por ciento de la ficha, y la otra mitad es de Vélez, y hay condicionamiento entre las partes”, comentó Bragarnik en Fox Sports.

En esa dirección, quien es apoderado también de Beccacece agregó: “Independiente ofreció comprar lo de Cruzeiro y tuvo una charla inicial con Vélez. Pero Cruzeiro contestó con un número fuera de lo lógico y en el curso de los días se verá si realmente se puede llegar a un acuerdo”.

Al momento de concretar su traspaso desde Vélez a Cruzeiro, en febrero de 2016, la entidad de Liniers puso como condición que el club de Belo Horizonte no podía “transferir al Jugador, en forma definitiva o a préstamo, a ningún club de la Argentina”.

“En caso de incumplir con esta esa prohibición Cruzeiro deberá abonar a Vélez una multa de USD 500.000, en forma adicional a lo que le corresponda a Vélez por el 50% de la transferencia”, informó el Fortín en un comunicado oficial.

De todas maneras, Bragarnik se mostró optimista con la concreción del regreso de Romero al país, después de tres años en el fútbol brasileño.

“El jugador está con mucha ilusión de venir al fútbol argentino y a Independiente”, remarcó el representante del apodado Perro.