Momentos de angustia vivió este domingo por la mañana el plantel de Palmeiras al arribar a nuestro país, para jugar el martes frente a Godoy Cruz por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

El avión que trajo al equipo paulista desde Brasil intentó aterrizar dos veces en el aeropuerto Internacional Gobernador Francisco Gabrielli de Mendoza pero el intenso viento Zonda lo impidió.

Según medios de esa provincia cuyana, la aeronave cambió de rumbo luego de aquellos dos intentos y se dirigió en primera instancia a la estación aérea de Rosario, para recalar definitivamente en Buenos Aires, según informó Globoesporte.com.

Ese mismo medio brasileño informó que “el episodio dio miedo, hasta el punto de que los miembros de la delegación se pusieron malos e incluso vomitaron”.

La delegación de Palmeiras, que permanecerá en Buenos Aires y, se estima, viajará el lunes a Mendoza, había partido desde Fortaleza, donde el sábado por la noche venció por 2-0 a Ceará para mantenerse al tope de las posiciones del Brasileirao.