Sebastián Abreu participó de las convocatorias del seleccionado mayor uruguayo entre 1996 y 2012, con su penal picado ante Ghana en el Mundial de Sudáfrica, en 2010, como hito principal. Pero también tiene el récord Guinness por haber jugado en 29 clubes a lo largo de su carrera, que hoy continúa en Boston River, a sus 42 años.

Durante esa recorrida por el mundo, nació su hijo Diego Abreu, quien llegó al mundo en México y ahora fue convocado por el seleccionado Sub 17 de ese país.

Centrodelantero al igual que su padre, el joven que juega en Defensor Sporting participará con México del Open Nordic Tournament Cup 2019, que se jugará en Dinamarca y que le puede abrir las puertas para una futura convocatoria para el Mundial de la categoría, que se jugará en Brasil desde noviembre,

De todos modos, al tener la doble ciudadanía, esta citación no lo excluye de la posibilidad de vestir en un futuro la camiseta celeste de Uruguay, a la que tento ama su padre.