Ramón Wanchope Ábila reemplazará este miércoles al lesionado (¿y transferido?) Darío Benedetto en la delantera de Boca, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Athlético Paranaense, en Brasil.

El centrodelantero que será titular en Curitiba dejó en claro, tras arribar este martes a esa ciudad, los objetivos que persigue el Xeneize en esta edición del certamen continental.

“Queremos jugar otra final de Libertadores, llegar a ese partido que nos puede dar un título. Ahora estamos en la antesala del primer partido y estamos mentalizados y bien. Sabemos lo que tenemos que hacer para pasar de fase”, señaló Ábila.

En diálogo con la prensa, el atacante cordobés diferenció este juego del partido que perdió ante Paranaense en Brasil en la fase de grupos: “Hay que jugar un pattido de octavos de final, antes teníamos más margen y muchas fechas por jugar”.

“Ahora son 180 minutos, los primeros 90 en una cancha llena contra un rival que va a querer sacar diferencia sobre nosotros. Tenemos la obligación de recuperar la confianza que teníamos”, destacó Abila.

Wanchope se perfila como el reemplazante natural de Benedetto durante la próxima temporada, si Pipa se marcha al fútbol francés. Sin embargo, lo toma con calma.

“Pipa está todavía en el club, no se fue y lo tenemos ahí, recuperándose de lo que le pasó. Cuando resuelva su situación, nos informará”, agregó.

Sobre cómo imagina el partido, Ábila comentó: “Las oportunidades de gol serán a medida de lo que proponemos. Si hacemos lo que tenemos que hacer vamos a tener opciones. Dependemos de la actitud y lo que mostremos dentro del campo”.

“No nos podemos enfocar solamente en la cancha. Tenemos que enfocarnos en no cometer los errores que hicimos cuando jugamos en terrenos similares”, sostuvo sobre el particular terreno de juego del Arena da Baixada, compuesto mayormente con césped artificial.