Independiente mostró pequeños destellos de lo que pretende su nuevo entrenador, Sebastián Beccacece, y se impuso por 1-0 como local ante Universidad Católica de Ecuador, por la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana.

El único gol de la noche lo anotó, de cabeza, el tucumano nacionalizado chileno Pablo Hernández, a los 9 minutos del complemento.

La diferencia en el resultado, en el marco de las aspiraciones de Independiente de pasar de ronda, se presume escasa. Es que la definición de la llave se llevará a cabo en la siempre peligrosa altura de Quito, dentro de una semana.

El equipo de Avellaneda, en el debut oficial de Beccacece, dio cuenta de algunas de las propuestas que desplegó su flamante conductor en Defensa y Justicia, principalmente por la tendencia a jugar por las bandas y la movilidad de los mediocampistas interiores.

Le faltó algo de claridad en los últimos metros y, fundamentalmente, peso en el área, pero al menos logró un triunfo que le permite llegar en ventaja al desquite, y sin goles en contra, ante un rival incómodo.

La actitud de su rival de intentar jugar lejos de su arco y el complicado estado del campo de juego del estadio Libertadores de América a raíz de la lluvia que cayó desde la tarde, fueron las dificultades que se encontró Independiente en casi todo el juego.

Por lo general, el Rojo manejó la pelota, pero Universidad Católica controló con eficiencia la zona de creación del conjunto local y le impidió avanzar en el campo de juego con comodidad.

Francisco Pizzini por derecha y Cecilio Domínguez por izquierda, fueron los futbolistas que más insinuaron en el ataque del conjunto local. Martín Benítez corrió más de lo que entró en juego y padeció su falta de experiencia como centroatacante.

La acción más clara de la primera mitad fue un intento de Domínguez, después de un buen centro de Nicolás Domingo que impactó en el travesaño.

El extremo paraguayo fue a buscar el rebote y perdió con Hernán Galíndez, arquero visitante, y en el final de la acción tampoco pudo Pizzini, obstaculizado por un defensor rival.

Por el costado izquierdo llegó en el complemento la apertura del marcador, con la conducción de Juan Sánchez Miño, una buena intervención de Domínguez y la aparición de Hernández para ponerle la cabeza al centro del paraguayo.

Al mismo tiempo que su confianza, crecieron los espacios para Independiente, gracias al adelantamiento de su rival en el campo de juego.

Beccacece reconfiguró entonces el ataque. Dispuso el ingreso de Cristian Chávez, que hizo su debut en Independiente (entró poco en juego), y retrasó unos metros a Benítez, sin injerencia entre los centrales.

El Rojo, que lograba recuperar rápido amparado en la buena ubicación de Nicolás Domingo, encontró algo más de fluidez en el tránsito de la pelota, pero el momento favorable duró lo que un suspiro.

Los últimos 15 minutos Beccacece se la jugó por completo, con la entrada de Silvio Romero por Gastón Silva, pero el equipo ecuatoriano se reacomodó con el ingreso de un volante por un delantero y el local ya no pudo general peligro, más allá de un cabezazo de Nicolás Figal.

Si bien un resultado positivo nunca es para despreciar, el debut de Beccacece dejó un sabor semiamargo por la certeza de que al menos un gol más hubiera sido suficiente para llegar con mayor tranquilidad a la revancha en Quito.

En el descuento se lo perdió Pizzini, con un zurdazo que se fue ancho. Y lo lamentó todo Independiente.

Síntesis:

Independiente: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Nicolás Figal, Gastón Silva; Pablo Hernández, Nicolás Domingo, Juan Sánchez Miño; Francisco Pizzini, Martín Benítez y Cecilio Domínguez. Director técnico: Sebastián Beccacece.

Universidad Católica (E): Hernán Galíndez; Marcos López, Guillermo De Los Santos, Yuber Mosquera, Gustavo Cortez; Christian Oña, Facundo Martínez; Jeison Chalá, Bruno Vides, Walter Chalá; Luis Amarilla. Director técnico: Santiago Escobar.

Gol, en el segundo tiempo: 9m, Hernández (I).

Cambios, en el segundo tiempo: 24m, Cristian Chávez por Domínguez (I); 30m, Lucas González por Hernández (I); 31m, Diego Armas por Vides (UC); 32m, Silvio Romero por Silva (I); 39m, Bryan Oña por Walter Chala (UC); 45m, Matías Rodríguez por Martínez (UC).

Árbitro: Jesús Valenzuela (Venezuela).

Estadio: Libertadores de América.

Revancha: Jueves 1 de agosto, 21.30.