Por primera vez en la historia de la UEFA, una árbitra dirigirá la final de un gran evento de una competición masculina organizada por esa entidad, en este caso el partido que sostendrán Liverpool y Chelsea, ambos de Inglaterra, por la Supercopa.

La elegida es la francesa Stéphanie Frappart, quien estará acompañada por su compatriota Manuela Nicolosi y la irlandesa Michelle O’Neill

“Como organización, damos la máxima importancia al desarrollo del fútbol femenino en todos los ámbitos. Espero que la habilidad y la devoción que Stéphanie ha demostrado a lo largo de su carrera para alcanzar este nivel sirva para inspiración a millones de niñas y mujeres de toda Europa”, expresó Aleksander Čeferin, presidente de la UEFA.

Frappart hizo historia en Francia al convertirse en la primera árbitra en dirigir un partido de al Ligue 1 cuando estuvo presente en el duelo entre SC Amiens y el RC Strasbourg en abril.

Tres meses después de ese acontecimiento, la francesa tuvo el honor de arbitrar la final de la Copa Mundial Femenina de la FIFA entre Estados Unidos y Holanda en Lyon.

Frappart, de 35 años, no es la primera árbitra asignada a un partido masculino de la UEFA. Ese honor fue para Nicole Petignat cuando dirigió partidos de la fase de clasificación de la Copa de la UEFA entre 2004 y 2009.

“Stéphanie ha demostrado a lo largo de los años que es una de las mejores árbitras, no solo de Europa, sino de todo el mundo”, aseguró el italiano Roberto Rosetti, máximo responsable del arbitraje de la UEFA.

El partido entre el campeón de la Champions League, Liverpool, y el de la Europa League, Chelsea, se llevará a cabo el 14 de agosto, en el Beşiktaş Park en Estambul.

Foto: UEFA.com