En su último partido en la Argentina antes de encarar la aventura mundialista, Los Pumas sufrieron hoy una dura caída ante el seleccionado sudafricano, que los venció 46-13, en el estadio Padre Martearena de Salta, y con ese triunfo se coronó campeón del Rugby Championship 2019, un logro que no conseguía desde 2009, cuando los albicelestes aún no participaban del certamen.

El representativo nacional nunca le encontró la vuelta al encuentro. Se vio superado por un adversario que pocas veces lo dejó penetrar su estructura defensiva y que cuando tuvo la pelota en su poder, sobre todo en la segunda mitad, facturó cada vez que ingresó en terreno argentino.

Ambos equipos volverán a medirse el sábado venidero en suelo sudafricano y luego cada uno de ellos seguirá con su preparación para el Mundial de Japón. Los Springboks, con la vista en cortarle la racha a los All Blacks, ante los que debutarán en el certamen ecuménico, y los argentinos con la mira puesta en el estreno ante Francia, encuentro que será clave para definir su suerte en un grupo en el que también participará Inglaterra.

En un primer tiempo bastante impreciso, los sudafricanos sacaron ventaja a partir de su claro dominio en el scrum, de su fortaleza en el punto de contacto y de su mejor utilización del pie.

Arrancaron con todo Los Pumas y a los cinco minutos ya estaban en ventaja. Nicolás Sánchez, quien durante este encuentro alternó buenas y malas, lanzó un kick hacia la derecha y Santiago Cordero, otro europeo, se dio el gusto de abrir el marcador.

Pero, después el partido se le complicó al equipo que orienta tácticamente Mario Ledesma. Le costó volverse a meter en las 22 rivales frente a un equipo que marcó al límite del offside. Y defendió más que bien.

Para colmo, las patadas al cajón de Tomás Cubelli no fueron buenas y facilitaron contragolpes, algo que no ocurrió cuando Faf de Klerk hizo lo propio, ya que los tres del fondo del equipo albiceleste recibieron la ovalada muy presionados.

Por eso, rápidamente los Springboks tomaron el dominio del juego. Forzaron penales y los tradujeron en puntos gracias a la precisión de Handre Pollard. O fueron a buscar el line como en ocasión del try marcado por el hooker Mbongeni Mbonambi, surgido de un maul en cinco yardas.

Con los penales de Sánchez, el equipo albiceleste se mantuvo en partido, pero en la última acción del segmento Pollard le puso su sello a una buena jugada nacida en un nuevo line y la visita se retiró al vestuario en ventaja por 24-13.

Tras un nuevo penal de Pollard, generado por una infracción infantil de Nahuel Tetaz Chaparro, Los Pumas parecieron afirmarse y pusieron a Sudáfrica en sus cinco yardas, generando varios penales con jugadas de line y maul y forzando la amarilla a Faf de Klerk. Pero, ni siquiera con un hombre más pudieron superar la dura marca sudafricana.

Los Boks, en cambio, facturaron con un nuevo try de Pollard, que a esta altura ya era la figura del encuentro. Enseguida el veloz Cheslin Kolbe sumó la última conquista de los sudafricanos que en el cierre bajaron la intensidad y a pesar a ello se llevaron un triunfo contundente, dejando en cero a los albicelestes en la parte complementaria.

Así finalizó el Rugby Championship para Los Pumas, que arrancaron bien con una derrota ajustada ante los All Blacks, pero se fueron cayendo de a poco, tal vez producto del cansancio acumulado tras la disputa del Súper Rugby.

Aún queda tiempo para mejorar antes del debut en suelo japonés, pero hay puntos que preocupan, como el scrum que ha sido una pesadilla a lo largo de todo el año. Si no se mejora en ese aspecto será difícil pasar la primera ronda en en la cita mundialista.     

Síntesis:

ARGENTINA: Emiliano Boffelli; Santiago Cordero, Matías Moroni, Jerónimo De la Fuente y Ramiro Moyano; Nicolás Sánchez y Tomás Cubelli; Facundo Isa, Javier Ortega Desio y Pablo Matera; Matías Alemanno y Marcos Kremer; Juan Figallo, Agustín Creevy y Nahuel Tetaz Chaparro. Entrenador: Mario Ledesma.

Ingresaron: Julián Montoya, Mayco Vivas, Santiago Medrano, Tomás Lezana, Guido Petti, Gonzalo Bertranou, Benjamín Urdapilleta y Joaquín Tuculet.

SUDAFRICA: Willie le Roux; Cheslin Kolbe, Lukhanyo Am, Damian de Allende y Makazole Mapimpi; Handre Pollard y Faf de Klerk; Duane Vermerulen, Pieter-Steph du Toit y Kwaga Smith; Franco Mostert y Eben Etzebeth; Trevor Nyakane, Mbongeni Mbonambi y Tendai Mtawarira. Entrenador: Rassie Erasmus.

Ingresaron: Malcom Marx, Steven Kitshoff, Frans Malherbe, RG Snyman, Francois Louw, Herschel Jantjies, Francois Steyn y Jesse Kriel.

Tantos: en el primer tiempo, 5m try de Cordero convertido por Sánchez (A); 8m penal de Pollard (S); 13m try de Mbonambi (S); 16m penal de Sánchez (A); 19m y 25m penales de Pollard (S); 28m penal de Sánchez (A); 31m penal de Pollard (S); 39m try de Pollard convertido por él mismo (S). Segundo tiempo: 1m penal de Pollard (S); 13m try de Pollard (S); 24m y 26m tries de Mapimpi y Kolbe convertidos por Pollard (S).   

Amonestado: en el segundo tiempo, 7m de Klerk (S).

Árbitro: Roman Poite (Francia).

Estadio: Padre Martearena (Salta).