La nadadora Delfina Pignatiello, tricampeona en las pruebas de 400, 800 y 1.500 metros libres, fue la abanderada argentina en la colorida ceremonia de clausura de los Juegos Panamericanos de Lima, en el Estadio Nacional.

Pignatiello tuvo el honor de portar la bandera albiceleste y participó de la gran fiesta, en la que se le pasó el mando a Chile, que organizará los Panamericanos de 2023, en la ciudad de Santiago.

La ceremonia comenzó con la salida de las representantes de todas las delegaciones junto a los atletas peruanos que participaron de los Panamericanos.

Luego, se trazó una reseña histórica con el poderío cultural de Perú, con destellos, artesanías y danzas típicas de épocas prehispánicas. Pasando por la civilización mochica y el gran Imperio Inca.

Además, se le dio la bienvenida a Santiago de Chile, que será la sede de los próximos Panamericanos, en 2023, y el presidente trasandino, Sebastián Piñera, recibió la bandera para ser el anfitrión dentro de cuatro años.

El cantante peruano Gian Marco continuó en la ceremonia a pura música y baile acompañado del Ballet Folclórico Nacional, para celebrar el gran paso del deporte continental que tuvo por Lima.

Para finalizar, recibieron nuevamente a DJ Shushupe para que los deportistas puedan cerrar a puro baile su estadía en la capital peruana.