El entrenador de Boca, Gustavo Alfaro, lamentó hoy la eliminación de la Copa Argentina a manos de Almagro, por penales, y señaló que cada vez que su equipo muestra un alza en su nivel, sufre un golpe inesperado.

“Cada vez que venimos bien, tenemos un golpe. Nos pasó en Paranaense, nos pasó con Tigre y ahora. Tenemos que entender que no hay espacios para las distracciones, porque en cualquier nivel cuestan demasiado”, analizó Alfaro.

En rueda de prensa, el técnico Xeneize agregó: “No nos gusta perder y menos en estas instancias y con el plantel que tenemos. Pero son circunstancias del juego y puede llegar a pasar”.

“Una lástima, porque el equipo venía en franca evolución y de pronto un error nos tira para atrás. Eso nos tiene que hacer reflexionar”, aseguró.

Alfaro habló además de las carencias que tuvo Boca para asegurar la victoria: “En el segundo tiempo no tuvimos esa agresividad necesaria para liquidarlo y el partido quedó en situación de indefinición. Y un error en defensa te lleva a una definición por penales”.

“Hablamos mucho de que en esta clase de partidos llega una instancia en que al rival le va a dar lo mismo perder 2-0 o buscar el empate y ahí uno tiene que tener la capacidad de liquidarlo. Si no lo resolvés, lo dejás abierto hasta el final”, insistió Alfaro.

Sobre la ejecución de los penales por parte de sus futbolistas, indicó: “No es una cuestión de enojo. La cuestión es que tenemos que tratar de hablar porque los penales hay que asegurarlos”.

“Esto te deja fuera de instancias de otras competencias más importantes”, señaló, en referencia a la próxima participación de Boca en los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Por último, sobre Daniele De Rossi, quien hizo su debut, dijo que “estaba para 60 minutos y jugó 75 y pico”, y aseguró que la del martes por la noche era una “buena oportunidad de que todos tuvieran la chance de sumar minutos”.