La francesa Stephanie Frappart protagonizará hoy un hecho inédito: será la primera mujer en arbitrar una final continental masculina en Europa, la Supercopa entre Liverpool y Chelsea, en Turquía. 

La referí nacida hace 35 años en Val D’ Oise hizo su estreno en la Liga 1 de Francia, tras dirigir durante cinco años en Segunda División, en Amiens-Racing. Y su actuación recibió elogios.

También tuvo una destacada tarea como árbitra de la reciente final de la Copa Mundial femenina entre Estados Unidos  y Holanda, en Francia. En ese certamen, fue árbitra de un partido de Argentina: el empate sin goles ante Japón. Además, dirigió Holanda-Canadá y en cuartos de final, Alemania-Suecia.

Arrastraba experiencia mundialista, ya que había actuado en Canadá 2015, junto a su desempeño en certámenes femeninos europeos de juveniles y mayores. 

Esta tarde (16, hora argentina), las  juezas asistentes de Frappart serán la irlandesa Michelle O’Neal y la francesa Manuela Nicosi.

Roberto Rosetti, presidente del Comité de Árbitros de la UEFA, declaró, en la página oficial del organismo europeo: “Stephanie ha demostrado durante varios años que es una de las mejores árbitras, no solo en Europa sino en todo el mundo. Tiene la capacidad de oficiar en el escenario más grande, como lo demostró en la final de la Copa Mundial Femenina de este año. Espero que este partido en Estambul le brinde aún más experiencia cuando entre en la flor de su carrera como árbitro “.

Los ojos se posarán en el desempeño de los dos poderosos equipos ingleses, pero también apuntarán a Frappart, otra protagonista del emponderamiento que siguen conquistando las mujeres en un deporte cada vez menos  machista.