Una llamada anónima al 911 alteró la calma esta tarde en La Bombonera. El estadio de Boca Juniors debió ser evacuado por una amenaza de bomba. Afortunadamente, se trató de una falsa alarma.

Minutos después de las 16, el personal que trabajaba en La Bombonera debió retirarse del estadio para permitir el trabajo del Escuadrón Antibombas de la Policía de la Ciudad.

Después de constatar que fue una amenaza infundada, aproximadamente dos horas después de aquella llamada, los empleados del club y quienes practicaban distintos deportes dentro de sus instalaciones reanudaron sus tareas.