Luis Suárez tuvo el debut menos deseado en La Liga española, porque solo pudo jugar poco más de media hora en San Mamés ante Athletic de Bilbao, debido a una lesión.

El delantero uruguayo, que merodeó el gol en el primer tiempo con un tiro en el palo, debió dejarle su lugar a Rafinha a los 37 tras sufrir una molestia en su pierna derecha.

Minutos después, Barcelona emitió un comunicado en el que confirmó la lesión muscular de Suárez e informó que este sábado le realizarán exámenes médicos para comprobar la gravedad.