Hermetismo y pocas pistas hubo en los últimos entrenamientos de Estudiantes de La Plata. Gabriel Milito, a puertas cerradas, ensayó distintas alternativas, tanto en lo táctico como respecto de los nombres.

El entrenador no quiere dar pistas sobre la formación que utilizará ante Independiente, rival ante el que el Pincha intentará el lunes “volver al triunfo”, tras la caída ante Banfield.

“Nosotros venimos de perder ante Banfield y necesitamos volver al triunfo. Llegamos con la necesidad de jugar bien y de ganar. El rival nos va a exigir hacer un buen partido por su jerarquía, por su calidad individual y porque lo hacen bien. Hubiésemos preferido jugar rápidamente después de la caída con Banfield porque queda el orgullo herido y competir es la única forma de salir adelante”, palpitó el duelo ante el Rojo.

En cuanto al sistema táctico que utilizará, eligio mantener el suspenso.

“Estas dos semanas fueron muy buenas, aprovechamos el tiempo para trabajar y fortalecer conceptos que para nosotros son importantes. Podemos jugar con línea de tres o línea de cuatro, todavía no lo definimos. El equipo se adapta, puede jugar de las dos maneras porque son dos sistemas que los reconoce y sabe diferenciarlos”, indicó.

Para Milito será especial el partido, ya que del otro lado estará el club de sus amores.

“Independiente es un muy buen equipo, con grandes jugadores y un muy buen entrenador. Ellos quedaron afuera de la Sudamericana, conozco al club, me crié ahí, sé cómo es y eso lo convierte en un rival mucho más peligroso”, concluyó.