El seleccionado argentino de rugby cayó 24-18 ante Sudáfrica, en el que representó su último amistoso frente a un seleccionado antes de su debut en el Mundial que se llevará a cabo en Japón.

El partido, más allá de llevar el rótulo de amistoso, resultó muy duro, muy físico, con un desarrollo cambiante en cuanto al juego, y a la posesión del campo y el balón.

Los Pumas fueron de menor a mayor. Aguantaron a pura defensa los primeros veinte minutos de partido, y eso obligó a que Sudáfrica, que mostró un juego lento que ayudó a los argentinos, a abrir el marcador a través de un penal conseguido por Elton Jantjies.

A partir del minuto 21, Los Pumas salieron de su campo, especialmente a través del pie de Joaquín Díaz Bonilla (uno de los mejores del partido), pero no pudieron generar el juego que les permitiese acercarse al ingoal sudafricano.

Díaz Bonilla, a los 26, con un penal, puso el encuentro 3-3, pero ese empate fue quebrado a los 31 por el try de Sbu Nkosi, en una jugada en la que los Springboks imprimieron velocidad, y quebraron sin problemas la defensa argentina.

En el minuto 40, Sudáfrica se equivocó a la hora de jugar la pelota, Guido Petti la interceptó, y marcó en soledad el try que le permitió a Los Pumas ponerse 10-8.

El arranque del complemento fue de Los Pumas. Díaz Bonilla falló un penal accesible, y a los 7 minutos, el árbitro anuló un try por knock on de Sebastián Cancelliere.

En la siguiente jugada, Nkosi convirtió el segundo try de los sudafricanos, dejando en claro que la eficacia podía ser el factor que determinase el resultado del partido.

A pesar de la ventaja en el marcador, Sudáfrica no era más que la Argentina, por eso a los 24 minutos Pablo Matera marcó su try, y como Benjamín Urdapilleta no pudo acertar la conversión el partido quedó igualado en 18.

En un final abierto, los Springboks fueron más eficaces, a través de la pegada de Jantjies, que Los Pumas, que volvieron a marcar un try, que fue anulado por una infracción de Jerónimo de la Fuente en el inicio de la jugada, y ahí estuvo la diferencia.

A diferencia de lo sucedido siete días atrás en Salta, Los Pumas mostraron una pequeña mejora en el scrum; más actitud en salir a buscar el partido; y varias actuaciones individuales por marcar, como las de Lucas Mensa, Felipe Ezcurra, Días Bonilla, y Marcos Kremer.

Los Pumas regresarán ahora a la Argentina, y cerrarán su preparación, con el plantel para el Mundial de Japón ya definido, el sábado 7 de setiembres, cuando se enfrenten en Sydney, al Randwick de Australia.

Foto: Prensa UAR