Boca Juniors comenzará este miércoles su participación en los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Liga Deportiva Universitaria de Quito y la altura es siempre un condicionamiento para quien actúa allí como visitante.

En ese sentido, el plantel Xeneize llegó en la noche del lunes a esa ciudad ecuatoriana con la intención de aclimatarse lo máximo posible a los efectos que causa la competencia deportiva a 2.850 metros sobre el nivel del mar.

En la tarde de este martes, el entrenador, Gustavo Alfaro, decidió ajustar las últimas piezas en el estadio Olímpico Atahualpa, donde los futbolistas trabajaron a puertas cerradas.

El equipo, por lo pronto, no fue confirmado oficialmente, aunque se cree que estará compuesto por Esteban Andrada; Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Más; Iván Marcone, Nicolás Capaldo; Eduardo Salvio, Mauro Zárate, Alexis Mac Allister; y Ramón Abila.

En relación al juego de vuelta ante Athlético Paranense, por los octavos de final de la Libertadores, las dos variantes obligadas serán los ingresos de Lisandro López y Salvio por el paraguayo Junior Alonso y el uruguayo Nahitan Nández, quien ya hizo su debut en Cagliari de Italia, respectivamente.

Si no surgen inconvenientes de último momento, Alfaro ratificará así la confianza a la mayoría de esos futbolistas para competir en el certamen continental que es el principal objetivo del club para este 2019.

Por caso, Carlos Tevez y el italiano Daniele De Rossi, de buena actuación en sus primeros dos partidos, esperarán su oportunidad en el banco de los relevos.

El primer encuentro ante Liga de Quito en el estadio Rodrigo Paz Delgado, más conocido como Casa Blanca, está programado para este miércoles a las 19.15 de nuestro país (las 17.15, hora local), con arbitraje del colombiano Wilmar Roldán.