Marcelo Gallardo no solo analizó esta noche el desempeño de su equipo en el partido que disputó ante Cerro Porteño en Asunción, donde avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores.

El apodado Muñeco también apuntó a lo que sucedió en la previa, con el problema judicial de Nicolás De La Cruz. En esa dirección, destacó la fortaleza anímica del grupo en su totalidad.

“Pasamos por un momento incómodo, pero una vez mas quiero remarcar la fortaleza anímica de este grupo, de jugadores, dirigentes y cuerpo técnico. Cuando pasan esto, solo te queda confiar en lo que somos como grupo de trabajo”, afirmó Gallardo.

En ese sentido, amplió: “Tratamos de no desenfocarnos en que veníamos a jugar un partido de fútbol, en un clima que sabíamos que iba a ser adverso pero no esperábamos tanto circo“.

“Está bueno destacar la solidez de Nicolás De La Cruz porque pasó una situación incómoda y estuvo muy bien, nunca se desenfocó. El premio de poder haber hecho el gol de la clasificación es para él. Es una especia de revancha”, añadió.

Sobre el desarrollo del juego en el estadio La Nueva Olla, indicó: “Hacía calor y los jugadores lo sintieron, hasta que nos acomodamos. Arrancamos perdieron muy temprano y eso podía generarnos ciertas dudas”.

“En el final del primer tiempo nos acomodamos. El segundo tiempo fue diferente: nos plantamos, vino el gol y a partir de ahí manejamos los tiempos con criterio y a nuestra voluntad. Y no dejamos reaccionar a Cerro”, agregó.

Por otro lado, aseguró que esperará por las recuperaciones de Matías Suárez e Ignacio Fernández, quien hoy dejaron la cancha con sendas contracturas, y consideró que la infracción de Nelson Haedo Valdéz sobre Exequiel Palacios en la primera etapa merecía una tarjeta roja.

“Va con la pierna levantada y hay una clara plancha. No sé cuál fue la evaluación del árbitro cuando revisó la jugada, quizás pensó que no fue tan brusca. Para mi era expulsión, pero ya pasó”, completó.