El director técnico de Rosario Central, Diego Cocca, no ocultó hoy su fastidio por la venta del delantero Maximiliano Lovera, aunque aclaró que los dirigentes tomaron la decisión en beneficio de la institución.

“Son cosas que no te dan ganas de seguir, pero estoy fuerte conmigo mismo y con el plantel, que nos apoya mucho. No voy a dejan en banda a mis jugadores. Esto es una piedra en el camino, son cosas que tenemos que pasar para estar más fuertes que nunca”, sostuvo el entrenador en conferencia de prensa, en la previa del partido del domingo ante Colón.

Y agregó: “La realidad es que hoy tener un jugador titular menos es muy duro. Cuando me entere a la noche me enoje y me puse muy mal. Con Lovera íbamos por buen camino, es un perjuicio muy grande lo que me hicieron”.

“Hablé con los directivos y les dije que ahora, mínimo, no tenemos que vender hasta junio. Acá había una necesidad y seguramente ahora el club mejore en lo económico, pero yo tengo que preocuparme principalmente de lo deportivo”, señaló.

Central se juega la permanencia en esta temporada y Lovera había sido una de las figuras del equipo en las primeras fechas del campeonato.