El seleccionado argentino de basquetbol consiguió hoy su pase a la segunda fase del Campeonato Mundial que se desarrolla en China, al superar a Nigeria por 94-81.

Conociendo algunas capacidades de Nigeria, sobre todo aquellas referidas a la velocidad a la hora de atacar y la atleticidad de sus jugadores, Argentina salió decidida a controlar el ritmo de juego, e imponer una defensa intensa y movimiento de pelota en ataque.

Ese planteo dio sus resultados porque sacó rápidas ventaja (26-14 a un minuto del cierre del primer cuarto), destcándose la tarea de Luis Scola, Facundo Campazzo (14 puntos y 8 asistencias), y Nicolás Brussino.

Pero a pesar de todo eso, como sucediera ante Corea, el juego del seleccionado ingresó en un cono de sombras (pérdidas de balón, falta de gol y problemas en la lucha por los tableros) que permitió que Nigeria se metiese en el partido, y que con un parcial de 16-4 pasase adelante en el marcador (33-32).

El equipo dirigido por Sergio Hernández logró recomponer en algo su imagen, y eso le permitió empatar el juego (43-43) para irse al descanso largo.

Como en el primer encuentro, el tercer cuarto resultó el quiebre. Con Patricio Garino (17 puntos, 7 rebotes, 3 robos y 4 tapas), Nicolás Laprovittola y Marcos Delía, se hizo fuerte en los dos costados de la cancha, y sacó de eje a una Nigeria en la cual volvió a reinar la anarquía.

Ese tercer cuarto terminó 29-18 para la Argentina, que ingresaba así a los últimos diez minutos con cierto margen de tranquilidad y ventaja en el resultado (72-61).

En los últimos diez minutos volvió a aparecer Scola (23 puntos y 10 rebotes), quien ayudado por Garino y el trabajo defensivo, que sacó del juego a hombres como Aminu y Diogu, limitó a Nigeria, que a pesar de sus limitaciones no se dio por vencidad fácilmente.

Argentina ganó los dos encuentros que jugó; ya esta en segunda fase; y el miércoles, desde las 9.30, cuando se enfrente a Rusia, buscará conseguir la victoria que le permita quedarse con la primera posición del Grupo B.