Compartieron la primera gran conquista de la “Generación Dorada”: aquel Preolímpico de Neuquén 2001, y un año después fueron protagonistas de uno de los hechos más importantes en la historia del basquetbol argentino: la victoria ante el Dream Team en el Mundial 2002.

Mucho más acá en el tiempo, más precisamente en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, uno estuvo presente el día que el otro le dijo adiós a la selección.

Hoy lunes 2 de setiembre de 2019 uno de los protagonistas de la historia, Luis Scola, se convirtió en la Copa del Mundo que se juega en China, en el segundo máximo goleador en la historia de los mundiales, y el otro, Emanuel Ginóbili, lo felicitó y le agradeció que continúe siendo el símbolo de la selección argentina de básquetbol.