La felicidad por ingresar por segunda vez en su carrera a los cuartos de final del US Open no impidió que Diego Schwartzman se acordara de los vaivenes que sufre la economía y, en consecuencia, la sociedad argentina.

El apodado Peque le dejó un mensaje no sólo a quienes lo apoyaron en el estadio Artur Ashe neoyorkino, sino también a quienes lo siguieron desde nuestro país a través de la televisión en la gran victoria ante el alemán Alexander Zverev.

“No es un momento fácil en Argentina y ojalá los haya distraído un poco. Ojalá que mejore todo allá así podemos disfrutar un poquito todo lo que pasa”, afirmó Schwartzman en declaraciones a ESPN.

Por otro lado, en relación al desarrollo del partido, el tenista porteño repasó: “En el primer set me costó asimilar la situación porque esperaba otro partido, pero a partir del segundo entendí lo que debía hacer, pese a sufrir un poco en el tercero”.

Schwartzman, quien luego de este US Open se transformará en el mejor tenista argentino en el raking ATP, llegó por segunda vez a la ronda de los mejores ocho tenistas de ese torneo, y marcó las diferencias con respecto a aquella edición 2017.

“Ahora tengo la experiencia de ir partido a partido. La otra vez parecía una momia, estaba todo vendado. Ahora sé como tengo que alimentarme y recuperarme”, diferenció el porteño.