Boca Juniors adquirió este lunes el cincuenta por ciento del pase que le faltaba del delantero Ramón Wanchope Ábila y Alejandro Nadur, presidente de Huracán, club que conservaba ese porcentaje, salió a dar explicaciones.

La operación comenzó a mediados de 2017, cuando Boca se hizo cargo del 1.600.000 dólares que Cruzeiro adeudaba por la mitad de la ficha del delantero que había adquirido un año antes, en 4.000.000.

Ábila permaneció en el club de Parque de los Patricios hasta fines de ese año, cuando anticipó su desembarco en el Xeneize a raíz de una lesión muscular.

Este lunes, según trascendió, Boca se aseguró la mitad restante del pase del delantero cordobés en 1.950.000 dólares.

Si se toman en cuenta los 2.400.000 dólares que alcanzó a abonar Cruzeiro, más el dinero que desembolsó Boca, el total asciende a casi 6 millones de la moneda estadounidense, dos millones menos que el valor total de la ficha en relación a cuando el jugador se marchó a aquel conjunto brasileño.

Esto despertó los cuestionamientos, principalmente en redes sociales, de los hinchas de Huracán, por lo que Nadur emitió un comunicado oficial a través de los canales de comunicación oficiales del Globo.

Allí explicó que las posibilidades que la entidad de Parque de los Patricios tenía en un futuro cercano eran “transferir al jugador a un tercer club (Huracán recibía el 50% menos los salarios abonados por Boca mientras el jugador permaneció en nuestro club)” o el regreso del jugador a Huracán en febrero de 2020, “sin la obligación de Boca de abonar suma alguna”.

“Habiendo transcurrido dos años de la firma de aquel contrato, ante la falta de ofertas de otros clubes y la imposibilidad material de que efectivamente el jugador regrese a Huracán, comenzamos las negociaciones que dentro de las cláusulas establecidas en el contrato, podíamos hacer uso en este momento”, añadió.

Esas tratativas, aseguró Nadur, “fueron llevadas a cabo en el marco de una complicada situación económica financiera que estamos atravesando como club agravada por la situación del país, suba del dólar, adquisición de derechos económicos de jugadores, pago de salarios, entre otros compromisos”.

“Huracán necesitaba dinero en este momento para cumplir cabalmente con todas las obligaciones asumidas, que de forma alguna podríamos haber cancelado con los ingresos corrientes. Resultaba muy riesgoso, reitero: en el marco de la situación económica que atravesamos, esperar hasta enero a una hipotética futura oferta que nos respresentara un ingreso mayor al resarcimiento que ahora recibimos”, agregó.

Por último, afirmó: “Considero que, desde lo estrictamente económico, hemos vendido en más u$s 6 millones, un jugador adquirido en u$s 400 mil y han ingresado las sumas en un momento muy propicio para nuestra institución, las cuales provocaran un gran alivio para los compromisos asumidos”.

Ábila, mientras tanto, se recupera de una “avulsión parcial en el aductor derecho”, según el parte médico oficial, y trabaja para poder llegar en condiciones a la primera semifinal de la Copa Libertadores ante River, el 1 de octubre.