Lucas Gamba trabajó sin descanso durante todo el fin de semana con el objetivo, muy poco probable, de poder estar a disposición del técnico de Rosario Central, Diego Cocca, para el clásico contra Newell’s del domingo.

El delantero se instaló el sábado en el gimnasio para realizar diferentes tareas con trote en cinta y ejercicios de fuerza y estabilidad, mientras que el domingo llegó el turno de los ejercicios en el campo de juego, con entrenamientos aeróbicos.

También para fortalecer la zona de la lesión, prosiguen las sesiones diarias de kinesiología, que alientan al delantero a mantener las esperanzas de poder participar de aquel partido por la sexta fecha de la Superliga.

El cuerpo técnico seguirá de cerca la evolución de Gamba hasta el jueves, aunque todo parece indicar que la lesión muscular grado uno que padece en el recto anterior del muslo derecho le impedirá jugar su primer clásico rosarino.

Su potencial reemplazante podría ser Sebastián Ribas. Al menos fue esa la variante que Cocca probó el pasado viernes en un ensayo táctico, aunque tampoco hay que descartar la chance de que el técnico se incline por Joaquín Pereyra, de la cantera auriazul.

En ese contexto, un probable equipo para enfrentar a la Lepra es con Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Matías Caruzzo, Miguel Barbieri y Emanuel Brítez; Fabián Rinaudo; Ciro Rius, Leonardo Gil y Diego Zabala; Sebastián Rivas y Claudio Riaño.

Por su parte, el resto del plantel de Central recién retornó esta tarde a las prácticas en el predio de Arroyo Seco y a puertas cerradas, luego de disfrutar de un fin de semana libre.

Desde mañana y hasta el sábado, las sesiones serán todas en horario matinal. Mientras que jueves y sábado se llevarán a cabo en el estadio.