Esta mañana, en la Sede de Gobierno de Rosario, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, junto al presidente de Rosario Central, Rodolfo Di Pollina, y al vicepresidente segundo de Newell’s Old Boys, Cristián D’Amico, se reunieron para diagramar el operativo de seguridad del clásico, que contará con 735 efectivos policiales.

585 uniformados estarán afectados al Gigante de Arroyito y a las inmediaciones del mismo. Los 150 agentes restantes custodiarán zonas estratégicas de Rosario, como así también las sedes sociales de ambos clubes y los domicilios de diferentes dirigentes y futbolistas.

El mandamás auriazul reflexionó: “Acá lo importante es que después sólo hablemos del partido y, más allá de todos los nervios que nos genere, hay que disfrutarlo como una fiesta del fútbol, aunque sea un clásico tan caliente y pasional. Somos rivales deportivos y esto es un partido, no somos enemigos”.

Por su parte, el directivo leproso remarcó: “Hemos tratado que este clásico se vuelva lo más normal posible, porque esa sería la llave para jugar más en el año que es lo que todos queremos. Los dirigentes tenemos la responsabilidad de la pacificación para que todos lo podamos disfrutar. Tenemos el mejor clásico del mundo”.

Después de mucho tiempo, habrá partido preliminar con la divisional Reserva, que comenzará a las 12.45. Las puertas del estadio se abrirán quince minutos antes para que pueda ir ingresando el público de Central.

Solo habrá venta de plateas para socios, a un valor de $800 y $1500 (preferencial), entre mañana y el sábado, porque Central tiene más de 50.000 asociados, que superan la capacidad permitida del Gigante de Arroyito.

También hubo al mediodía una recorrida por las instalaciones del estadio para planificar los diferentes itinerarios que harán los planteles de Primera y Reserva, al igual que la dirigencia de Newell’s. Se observaron el amplio vestuario visitante y el palco para las autoridades. Fue junto al coordinador de Seguridad Deportiva, Diego Maio, en un marco de gran camaradería.

En lo estrictamente deportivo, el técnico Diego Cocca dispuso un nuevo ejercicio táctico. Los once de Central fueron: Jeremías Ledesma; Nahuel Molina, Matías Caruzzo, Miguel Barbieri, Emanuel Brítez; Fabián Rinaudo; Ciro Rius, Leonardo Gil, Diego Zabala; Sebastián Rivas y Claudio Riaño. Será probado Lucas Gamba, quien continúa trabajando en forma diferenciada.

Por su parte, Frank Kudelka sigue sin dar indicios. La duda estaría en el ataque, con la continuidad de Luis Leal o la inclusión de Alexis Rodríguez. Newell’s saldría con: Alan Aguerre; Ángelo Gabrielli, Cristián Lema, Santiago Gentiletti y Mariano Bíttolo; Jerónimo Cacciabue, Julián Fernández y Denis Rodríguez; Leal o Rodríguez, Lucas Albertengo y Maximiliano Rodríguez.