Mauro Zárate volvió a entrenar hoy a la par de sus compañeros de Boca Juniors y estará disponible para la seguidilla que se le viene al xeneize de aquí a un mes y medio, que culminará con la serie superclásica de semifinales de Copa Libertadores.

“Lo más difícil fue aguantar afuera, ir a ver los partidos y no poder jugar. No poder entrenar con el grupo en el día a día es algo difícil y algo que uno extraña mucho. No me gusta estar afuera. Ya está, ya pasó. Es una lesión que todos me decían que era complicada, pero estamos en los tiempos de recuperación que yo le pedí al doctor”, indicó el delantero en diálogo con las redes sociales del club de la ribera.

Zárate se desgarró el sóleo de su pierna derecha durante el partido que Boca le ganó a Liga de Quito en Ecuador, por lo que se perdió la revancha y el superclásico por Superliga, pero sabe que se avecinan duelos muy importantes.

“El equipo está bien, con una linda oportunidad frente a Estudiantes antes de tener que jugar con San Lorenzo y pelear mano a mano la punta de la Superliga”, miró al torneo local, aunque con la cabeza y el corazón puestos en los duelos ante River Plate de los próximos 1 y 22 de octubre.