Mientras realiza trabajos de campo junto al plantel con vistas a su debut del domingo como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, frente a Racing en el Bosque, Diego Maradona tiene resaltado otro frente en su libreta de apuntes, en una semana de efervescencia pura por su asunción en el Lobo.

Es que el equipo platense tiene la posibilidad de contratar a un jugador por la lesión de Lautaro Chávez, y desde el momento mismo de la llegada del 10 se mencionó como una posibilidad concreta la incorporación de un refuerzo en la delantera.

Se barajaron distintos nombres para ocupar esa posición, en la que Gimnasia perdió en el último receso, entre otros, al uruguayo Santiago Silva y el venezolano Jan Hurtado.

Algunos fueron imposibles o alocados. O ambos. Otros no tanto. Y en este último grupo aparecieron Javier Toledo, actualmente en Atlético Tucumán, y en las últimas horas hasta la posibilidad del juvenil Adolfo Gaich y Lucas Barrios, con poco lugar en San Lorenzo y Huracán, respectivamente.

Todos fueron rumores o trascendidos. Nada formal. En Gimnasia no quieren soltar prenda al respecto y Maradona y su cuerpo técnico, al menos por ahora, se abocan principalmente a conformar el equipo para el debut ante Racing, el domingo a las 11.

El tiempo para incorporar un jugador expira mañana. Habrá que ver si Maradona se queda con las opciones que tiene o si Gimnasia (seguramente a través de Cristian Bragarnik, quien allanó su desembarco en el Lobo) le entrega una opción.

En cuanto al equipo para enfrentar a la Academia, Matías García parece haberle ganado la pulseada a Brahian Alemán para ocupar un lugar en la mitad de la cancha.

De confirmarse esa presunción, en el debut de Maradona, Gimnasia formaría con Alexis Martín Arias; Leonardo Morales, Manuel Guanini, Marco Torsiglieri, Lucas Licht; Maximiliano Comba, Franco Mussis, Víctor Ayala, Horacio Tijanovich; Matías García y Pablo Velázquez.

Gimnasia está hundido en la tabla de los Promedios y pretende utilizar el efecto Maradona para tomar el envión que le permita dejar la zona de descenso más temprano que tarde.