Nunca se dio por vencido Estudiantes de Río Cuarto, y por eso esta noche logró imponerse por 2-1 como local ante Ferro Carril Oeste, después de comenzar en desventaja el partido correspondiente a la quinta fecha de la Primera Nacional.

Hizo el primer gol el equipo de Caballito, a los 7 minutos del primer tiempo, a través de Lucas Pugh y luego se dedicó a intentar conservar la ventaja ante un elenco cordobés que, sin llevarse por encima a su rival, buscó en todo momento el empate.

Mucho tuvo que ver para lograr ese primer objetivo Emanuel Schmidt. De hecho, la responsabilidad fue total para el defensor de Estudiantes, porque a los 30 del complemento clavó un derechazo de media distancia en el ángulo del arco de Andrés Bailo para estampar el 1-1 parcial.

A los 44 el local se llevó el premio mayor, porque pudo pasar al frente y adueñarse finalmente de la victoria con una conquista de Alejandro Cabrera.

Recién allí se acordó Ferro del arco contrario y tuvo el empate en dos acciones consecutivas, pero no lo acompañó la fortuna, porque la pelota primero pegó en el palo y luego salvó el arquero local, Adrián Peralta.

Con este triunfo, Estudiantes de Río Cuarto acumuló 12 puntos y alcanzó la línea de su homónimo de Buenos Aires, puntero de la Zona A, que recibirá a continuación a Morón.

En la próxima fecha, el equipo cordobés volverá a ser local, frente a Mitre de Santiago del Estero.

Ferro, que sigue sin ganar y acumula solo un punto en cinco partidos, recibirá a Nueva Chicago.

Foto: Prensa Estudiantes (RC).