Vélez no había comenzado la Superliga de la mejor manera, porque en los primeros tres partidos apenas logró dos derrotas y un empates. Pero el conjunto de Liniers hilvanó luego tres victorias consecutivas, la última esta noche ante Atlético Tucumán, y su técnico, Gabriel Heinze, destacó la importancia de esa seguidilla truinfal.

“Si no hubiéramos ganado (esos tres partidos) y no estaría acá. Por eso estoy contento. Ganar tres partidos seguidos no es fácil, nos cuesta un montón, como a todos los equipos de Primera División”, destacó el conductor del Fortín, que quedó a cuatro puntos del líder, Boca Juniors.

En conferencia de prensa, Heinze afirmó: “Estamos en un momento donde hay que ganar, sabiendo que con estos triunfos aumentamos los puntos y podemos mirar hacia adelante”.

Sobre el desarrollo del encuentro de esta noche ante el Decano, el apodado Gringo aseguró que su equipo, por virtudes del rival, por momentos debió retroceder más de la cuenta.

“El equipo propuso pero el rival también, y por eso tuvimos que retroceder por momentos. Ellos tenían en cancha cinco jugadores que en mi análisis son delanteros centro”, aseguró.