El ex árbitro que no se cansa de correr por las Malvinas

“Unir Malvinas Corriendo”, fue el desafío personal que se impuso, y finalmente cumplió, el ex árbitro Alejandro Scomparín. En diciembre de 2016 transitó a un ritmo exigente 250 kilómetros en seis días -tres en Puerto Argentino y tres en Puerto Darwin-, recorriendo sitios tan emblemáticos como dejando la huella de sus zapatillas en terrenos pocos accesibles.

El conflicto bélico entre argentinos e ingleses en 1982 fue un tema que despertó un gran interés en el entonces pibe de escuela primaria. Pasaron los años, y Scomparín desempeñó su carrera como árbitro de los campeonatos de Primera D entre 1994 y 2005.

Además, se recibió de Licenciado en Márketing, accedió al cargo de Director de Relaciones Institucionales de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), que mantiene en el presente, y compite en pruebas extremas como maratonista. Pero jamás dejó de investigar sobre la guerra de Malvinas y de contactarse con ex combatientes.

“Se juntaron mi interés por las Islas Malvinas y mi pasión por el deporte. El objetivo de haber corrido esos 280 kilómetros uniendo las islas fue rendirle homenaje a los caídos argentinos y británicos y un reconocimiento a los que volvieron. Recorrí los lugares más representativos de la Guerra y para finalizar uní los dos cementerios como mensaje de paz y diálogo”, le contó Scomparín a IAM Noticias.

Alejandro Scomparín y sus tres pasiones: correr, el arbitraje y Aldosivi.

“El sólo hecho de pisar las Islas Malvinas fue algo especial. Tiene rutas interminables y sinuosas, y hay un silencio que es abrumador. Me ayudó a recordar vivencias de los combatientes. Desde lo espiritual, fue muy movilizador”, destacó el ex referí de 49 años.

El año pasado volvió a esforzarse, con la mente puesta en las Malvinas, en una prueba extrema recorriendo 500 kilómetros, entre running y ciclismo durante cuatro días en Mar del Plata.

La distancia no fue casual: era el equivalente a dos vuelta a la Isla Soledad. “Una fue en homenaje a los caídos argentinos y la otra en homenaje a los británicos”, explicó el deportista.

La elección de la ciudad tampoco fue fortuita: Scomparín es hincha de Aldosivi, club al que jamás le tocó dirigir ya que toda su trayectoria fue en Primera D.

Todas sus vivencias, conocimientos y experiencias en el territorio austral acaba de volcarlas en un libro, que será presentado el martes 8 de octubre. El título: “Unir Malvinas”.

“Lo terminé de escribir a mediados de 2018 gracias al invalorable asesoramiento del escritor Federico Bianchini. Dos capítulos fueron escritos por Dolores Caviglia, los dedicados a José Luis Polti y Alejandro Chams -quienes fueron parte importante del viaje-, y el del Comodoro Carballo. Obviamente, no iba a ser objetivo con ellos, y la tarea de Dolores le agrega mucho valor al libro”, señaló.

De su paso por el arbitraje rememoró: “La Primera D es la esencia del deporte amateur, disfrutaba mucho dirigir esa categoría. Conocí historias de vida especiales; se jugaba realmente por el sandwich y la gaseosa. Las paredes de las cancha las pintaban directivos, que también atendían el buffet”.

“Son clubes que cumplen un rol social importantísimo, y hoy más que nunca son fundamentales por la contención que les dan a muchos chicos. La rescato como una etapa muy linda y si hoy tengo que elegir ir a ver algún partido seguramente elijo uno de la D”, agregó.

“El arbitraje me ha marcado para toda mi vida, me dio valores que al día de hoy sostengo: disciplina sobe todo, constancia y sacrificio. Comprobar que para conseguir algo hay que esforzarse. Además de haber conocido gente excepcional. Después de tantos años, gracias a las redes sociales, volví a tomar contacto con jugadores que dirigí y las cosas que me manifiestan, sin compromiso porque ya estamos todos retirados, me llenan el alma”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *