Con un grito efusivo, nacido desde sus entrañas. Así festejó Sebastián Beccacece la victoria de Independiente ante Atlético Tucumán. Al finalizar el partido, el técnico del Rojo realizó un particular análisis, que poco tuvo que ver con lo que se vio en la cancha.

“Era muy importante ganar para el equipo. Lo ganamos porque lo jugamos muy bien”, evaluó Beccacece, después de un encuentro en el que el conjunto de Avellaneda se impuso, principalmente, gracias al desequilibrio sorpresivo e individual de Nicolás Figal.

Desde el terreno de juego, y en diálogo con TNT Sports, Beccacece amplió: “Supimos jugar, defender, es un escenario muy complicado y hace años que Independiente no ganaba acá”.

Con las pulsaciones más bajas, en rueda de prensa, Beccacece destacó la actitud de los jugadores: “Hablaron en la cancha, que es lo mas importante. La entrega del equipo es innegociable”.

Además, justificó el cambio de Alexander Barboza por Silvio Romero, después que Independiente lograra la ventaja que al cabo fue definitiva.

“Con el resultado a favor hay que saber defender. Ellos tenían cinco delanteros y una ventaja de altura importante. Y con el ingreso de Barboza contamos cinco rechazos aéreos. No perdimos las formas para atacar, y tuvimos transiciones buenas, y el penal no cobrado (sobre Domingo Blanco)”, enumeró Beccacece.

Por último, hizo un tiro por elevación a Néstor Pitana, árbitro del partido, al considerar que “de no haber sido por algunos fallos que hubiesen cambiado el desarrollo, hubieramos sido más contundentes”.