Los presidentes Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, de River Plate y Boca Juniors, respectivamente, estuvieron hoy en la sede de CONMEBOL, en Paraguay, en una reunión informativa sobre las semifinales de la Copa Libertadores de América.

Además de los representantes de los equipos argentinos, estuvieron enviados del Flamengo y Gremio participó por video conferencia.

Las semifinales comenzarán mañana con el Superclásico en el estadio Monumental entre River y Boca, y continuará el miércoles con Gremio-Flamengo, en Porto Alegre.

En la charla junto al presidente de CONMEBOL, Alejandro Domínguez, se fijaron protocoles y elementos de seguridad para evitar el incidente que sufrió el micro de Boca en la final 2018 en su llegada al Monumental.

“Es el momento de proyectar espectáculo y la mejor imagen del fútbol sudamericano al mundo entero”, señaló Domínguez durante su intervención.

Además, se aprobó que el nuevo campeón continental recibirá un premio de 12 millones de dólares, y el subcampeón de 6 millones. Además, cada uno de los finalistas percibirá el 25 por ciento de la recaudación neta de la venta de entradas del partido final.

También, se estableció que la Final Única de Libertadores se celebrará a las 17.30 hora local, con el objetivo de generar un mayor alcance del partido en los cinco continentes y una audiencia potencial de 1.500 millones de espectadores a través de su retransmisión en más de 100 países.