Los Pumas perdieron ante Inglaterra y dependen de un milagro

Los Pumas cayeron hoy 39-10 ante Inglaterra en el Tokyo Stadium y dependen de un milagro para pasar la fase de grupos en el Mundial de Japón.

Este resultado clasificó a los británicos, que acumulan 15 puntos, a cuartos de final. Argentina, por su parte, tiene 6 y tienen una esperanza que tan solo se sostiene desde las matemáticas. Porque deberán ganarle a Estados Unidos con punto bonus y esperar que Francia caiga ante Tonga e Inglaterra sin sumar punto adicional en al menos uno de esos dos encuentros.

El equipo de Mario Ledesma salió bien plantado al campo de juego y arrancó de igual a igual ante uno de los máximos candidatos a quedarse con el torneo, pero la expulsión de Tomás Lavanini cuando recién iban 17 minutos hicieron que el combinado albiceleste tuviera que afrontar más de una hora con un hombre menos ante una potencia.

Ya a los 2 minutos Los Pumas lograron forzar un penal desde el scrum 5 y abrieron el marcador gracias a la ejecución de Benjamín Urdapilleta. No duró mucho la ventaja porque a los 8 Jonny May apareció por el lado ciego, tras una buena jugada nacida en un maul, y apoyó para adelantar a los europeos.

De todos modos, la jugada que sentenció el partido llegó a los 17, cuando Lavanini le aplicó un tackle al cuello a Owen Farrell y el árbitro Nigel Owens decidió expulsar al argentino tras una consulta al TMO.

Si bien durante un rato consiguieron aguantar los embates del rival, a los 35 Elliot Daly le dio el segundo try a los ingleses. Luego, ya con el tiempo cumplido, Ben Youngs también llevó la pelota dentro del ingoal para culminar la etapa 15-3. Lo único positivo para Los Pumas, a esa altura, era que al menos el rival no estaba fino con las patadas a los palos. Farrell no había metido ni uno de sus intentos.

En el segundo período fue todo aún más sencillo para Inglaterra. A los 5 apoyó George Ford, y Farrell empezó a acertar, porque tras la conversión del try, dos minutos más tarde sumó con un penal.

El try de Matías Moroni a los 30 tan solo sirvió para el orgullo y para decorar el resultado, porque tres minutos más tarde Jack Nowell apoyó la pelota en el ingoal y en las esperanzas argentinas, que ya derrumbadas vieron como Luke Cowan-Dickie también vulneraba más tarde su defensa para apoyar.

Los Pumas quedaron terceros en la zona y enfrentarán a Estados Unidos el miércoles. Si Francia vence a Tonga mañana (se juega desde las 4.45), Argentina ya no tendrá chances de clasificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *