San Lorenzo continúa con los trabajos con vistas a un clásico ante Huracán que parece lejano, porque se llevará a cabo dentro de 12 días, pero para el que no puede dejar nada librado a azar porque está ante una buena posibiidad para reponerse de una dura derrota como local ante Central Córdoba de Santiago del Estero.

El plantel que conduce Juan Antonio Pizzi, que perdió tres de sus últimos cuatro partidos, se entrenó este martes en la cancha auxiliar, donde realizó un circuito de trabajos de fuerza general y explosiva, y bloques de fútbol en espacios reducidos, según se informó de manera oficial. 

Pizzi seguirá, principal y atentamente, la evolución de Fabricio Coloccini, quien se perdió los últimos cuatro partidos por lesión pero al parecer se encuentra en la etapa final de su recuperación y estaría en condiciones de regresar en el estadio Tomás Ducó, el domingo 20 de este mes a las 15.30.

En ese período (el útimo partido de Coloccini, ante Unión, coincidió con la partida de Marcos Senesi a Feyenoord), San Lorenzo utilizó tres duplas distintas de marcadores centrales.

Ante Colón (derrota 2-1) jugaron Gianluca Ferrari y Santiago Vergini, frente a Boca (caída 2-0) actuaron Vergini y Ramón Arias, y contra Banfield (victoria 1-0) y Central Córdoba de Santiago del Estero (goleada en contra 4-1) actuaron Ferrari y Arias.

En el juego ante los santiagueños, Ferrari fue expulsado, por lo que no podrá jugar el clásico ante Huracán. Allí, seguramente, ingresará Coloccini si llega en óptimas condiciones.

Los jugadores de San Lorenzo volverán a trabajar este miércoles por la mañana, a las 10.