El técnico del seleccionado argentino, Lionel Scaloni, hizo algo poco habitual: revelar una charla mantenida en las entrañas del predio de la AFA con César Menotti, técnico campeón del mundo en 1978 y actualmente en el cargo de Director de Selecciones Nacionales.

“Hablando con Menotti, tocamos el tema Alario, que era un jugador interesante, que él conocía, y coincidimos en que podía ser importante”, reconoció Scaloni, luego del 2-2 ante Alemania en Dortmund.

Claro, el delantero de Bayer Leverkusen ingresó en el segundo tiempo de ese partido y le dio nuevos aires al equipo, además del gol del descuento y de la construcción de la acción que derivó en el empate argentino.

Y esa actuación, por supuesto, no pasó desapercibida, porque más allá de la cosecha en arco contrario, a Scaloni lo dejó satisfecho la entrega del ex Colón y River.

“Alario demostró, principalmente, que quiere estar, más allá del gol o las jugadas que hizo”, remarcó el entrenador del representativo argentino.

Lo concreto es que más allá de las declaraciones de turno, la sensación es que Alario, en pocos minutos, como Lucas Martínez Quarta en la gira anterior, se ganó un lugar preponderante en la consideración del entrenador con vistas a lo más importante que tiene en el futuro: el inicio de las Eliminatorias para Qatar 2022.

Lo hizo al aportar una característica que hasta aquí no abundó en el equipo. Movilidad en el ataque, compromiso en la recuperación, prolijidad con la pelota en los pies y, principalmente, juego aéreo, características que Sergio Agüero y Lautaro Martínez, acaso los delanteros titulares del seleccionado, no tienen como armas principales.

Alario apenas acumula un puñado de encuentros con la camiseta albiceleste.

Su debut se produjo en la victoria por 1-0 ante Uruguay por las Eliminatorias para Rusia 2018 en Mendoza, en el regreso de Lionel Messi tras su renuncia y bajo la conducción de Edgardo Bauza, quien lo catalogó como “el delantero del futuro”.

En ese partido, Alario tuvo que reconvertirse prácticamente en un marcador derecho, porque Argentina terminó el juego con un hombre menos por la expulsión de Pablo Dybala.

En este último tiempo, siguiendo la recomendación de Menotti y amparado en consideraciones propias, Scaloni le dio minutos a Alario ante Chile, en la pasada fecha FIFA, y le ratificó la confianza en Dortmund, y el centrodelantero se la devolvió con creces.