El plantel de Boca Juniors quedó liberado este mediodía tras la larga concentración en la que estuvo recluido desde el pasado martes por disposición del entrenador Gustavo Alfaro.

Los futbolistas entrenaron en el Complejo Pedro Pompilio y quedaron licenciados hasta el lunes, cuando pondrán definitivamente la cabeza en el partido ante Racing Club del próximo viernes y, sobre todo, en la revancha ante River Plate por semifinales de Copa Libertadores, que se jugará dentro de diez días en La Bombonera.

En los días en que tuvo a su disposición al plantel, Alfaro hizo hincapié en la unión del grupo y ensayó diferentes variantes tácticas con el fin de dar vuelta el 0-2 de la ida en el Monumental.